22.12.11

Feliz Navidad a cualquier edad

Ya que me declaro hedonista y esteta, aprovecho este momento cercano a las fiestas navideñas para alegraros (alegrame) la vista con hermosos hombres de cualquier edad. No hay malas intenciones (sobre todo con los más jovencitos, que no se me escandalice la madre de Marc) sólo buenos deseos de paz , felicidad pero sobre todo amoooooooor, muuuuucho amooor…

MENOS DE 20

Este precioso proyecto de hombre se llama Marc Marquez y sólo tiene 18 añitos, pero esa mirada intensa, esos pómulos recortados y esa boca carnosa prometen. Tiempo al tiempo. La que se muestre interesada que siga el campeonato del mundo de Moto2, donde es la estrella indiscutible.

MENOS DE 30

Ya sé que me repito, pero menudo regalito de navidad con menos de 30 años. Jon Kortajarena. 26 primaveras y la faz más hermosa del panorama fashion mundial. No words, ladies, no words. Para tallarlo en mármol y ponerlo en alguna plaza de Florencia.

MENOS DE 40

Este especimen ya entra en la categoría de Hombre, aunque sólo acabe de estrenar la década. Chris Evans, 30 primaveras suculentas, potentes, ronroneantes…A este, más que adorarlo, yo lo hacía sudar, ja,ja,ja.

MENOS DE 50

Aquí no he podido decidirme por uno sólo. Uno rubio y otro moreno. Esto SÍ es un HOMBRE. Daniel Craig, los mejores andares del cine actual, 43 veranos, y Olivier Martinez, 45, el mejor casting posible para la película Infiel. ¿Qué mujer podría resistirse? Ese rollo “soy sexy sin pretenderlo” que tienen ambos nos vuelve locas. Y sin necesidad de corbata.

MENOS DE 60

Viggo, Viggo, mi adorado y Vaginesilesco Viggo Mortensen. Esa mirada azul causa estragos en mis hormonas. Viggo te mira que igual podría amarte que matarte que empotrarte, que hacer las tres cosas contigo en una sola película. Y todo eso desde sus magníficos 53 años.

FELIZ NAVIDAD A TODAS!!

Comed, bebed, amad y que sólo se refleje en vuestros cuerpos lo último.

16.12.11

Qué ingenuas éramos a los 15


¿Os acordáis de esos domingos de discoteca, quedando todas en casa de una cargadas con ropa y maquillaje camuflado para arreglarnos juntas? Muchas veces, ese par de horas eran lo mejor de la tarde. ¿Eramos demasiado ingenuas, demasiado mojigatas? Eramos inocentes.

¡¡Cómo han cambiado no sólo nuestras tallas de pantalón, sino los usos y costumbres respecto a lo que es un tío bueno, un forracarpetas, un actor adolescente por el que suspirar camino del instituto!! De eso quería hablar hoy.

A nosotras a los 15 años nos ponía Ralph Macchio, el prota de Karate Kid, ¡¡Michael J.Fox!!! ¿En serio nos ponía Marty McFly??? ¿Con esos andares, esos tics, ese chaleco??? Y lo más canalla a lo que podíamos aspirar era a la sonrisa de medio lado de Kirk Cameron en Los problemas crecen. Y por cierto, a ninguno le vimos jamás los abdominales (si es que los tenían en esos cuerpecitos de niño) Se llevaba la superposición de prendas tamaño padre, no las camisetas ajustadas.

Ralp Macchio protagonizó Karate Kid con 22 años, aunque interpretaba a un chavalín de instituto, y Taylor Lautner, el hombre lobo de Crepúsculo, tiene actualmente 19 años. Observen queridas, las clarísimas diferencias existentes entre ambos especímenes, tratándose en los dos casos de un actor teen moreno de piel, de cabello y ojos negros y rasgos raciales-exóticos. Entre ellos hay 25 años de cambio en el canon de belleza masculino. Qué inocentes éramos…Diosss, cómo está Taylor, que empiezas a rechupetear por una esquina y tardas 3 meses en acabártelo!!!

En cuanto al mundo de la canción, nosotras bebíamos los vientos por Morten Harket, el líder de Aha, y todas soñamos alguna vez con ir de paquete en la moto que conducía en el mítico video Take on me, que por otra parte, como dibujante, me sigue pareciendo muy original y bien hecho. Que monada de niño sueco era Morten, y no la birria repeinada de Justin Bieber o los moñas al cubo de Jonas Brothers. En ese sentido nosotras éramos más fans de un chico que pareciera un chico, (bueno, excepto por George Michael en su etapa Wham!, que cantaba a la legua y no lo quisimos ver) que de ese furor emo y ambiguo que se lleva ahora entre las preadolescentes. Por favor…¿Quién quiere una cita con Zac Efron, un chico que tarda más tiempo en arreglarse y tiene un cutis mejor cuidado que tu??? Yo desde luego no.

Y por último, pasamos al capítulo hormonado, cuando descubrimos que después del beso que hizo despertar a la bella durmiente, ella y el príncipe hicieron “otras cosas” que incluían poca ropa y mucho movimiento. A nivel cinéfilo, Dirty Dancing (1987) y el cuerpazo de Patrick Swayze para mi generación fueron el abanderado del despertar uterino de unas nenas que nunca habíamos visto moverse con tal descaro y calentorrez a un hombre. De hecho, era la primera vez que veíamos como tal a un Hombre. No entendíamos cómo podía enamorarse de la fea esa, (debate de amplia cobertura en la clase de 8º) pero nos daba igual mientras le enseñara a bailar sin la camiseta puesta….

Siguiendo con el capítulo hormonado, pero esta vez en sentido musical, me quedo con un bombón de increibles ojos verdes que igual te cantaba moviendo las caderas I promissed myself, que se quedaba en calzoncillos para regocijo de todas las clientas en una lavandería mientras lavaba sus Levi’s. Mítico anuncio. Era Nick Kamen, y nuestras espectativas acerca de lo que debe ser una espalda cambiaron a partir de ese momento.


12.12.11

Amanecer (que sí es poco)

Bueno, bueno, más vale tarde que nunca. Por fin he visto la penúltima entrega de la saga Crepúsculo en el cine. Después de que las hordas de adolescentes hormonadas hayan pasado ya por las salas dejando rastros de humedades varias en los asientos, he ido yo, con la esperanza de dejar las mias….

Ay de mi. Decepción, una vez más. Pétalos de rosa, música de piano, miradas de arrobo, pero de follar ni hablamos. Será que he visto Spartacus demasiadas veces, pero a estas alturas de la función, las escenas de sexo sólo con primeros planos de las caras y sábanas subidas hasta los homoplatos me saben a poco, a nada, a manzanilla con sacarina, a barrita de avena, a flash de lima limón.

El único plano que para mi se salva es el de Edward encima de Bella, espalda al desnudo con todos los músculos tensos, mientras agarra el cabecero de la supercama con dosel con tal fuerza que lo arranca de cuajo. Ahí estamos, machote!! Haciendo valer la frase de mi tierra: “Si t’agarre t’asgarre” (Si te cojo te destrozo)

Debo reconocer que me habría gustado más ver en semejante tesitura la espalda monumental de Jacob (el hombre lobo) pero bueno, no estuvo mal. Y el siguiente plano…¡¡¡ya es de día!!! Bella dormida sobre la cama hecha jirones y Edward arrepentido porque la ha llenado de moratones sin querer con su superfuerza y su arranque de pasión, jurándole y perjurándole que nunca la volverá a tocar. ¿¿¿QUEEEEEEÉ??? ¿PERO QUE ME ESTÁS CONTANDO, TÍO MOÑAS???? Te empeñas en manteneros vírgenes hasta el matrimonio, consigues que se case la muy ceporra a los 18 años, y ahora que se supone se levanta la veda para la coyunda…¡¡¡Te niegas a darle p’al pelo con la excusa de unos cuantos moratones!!!(por supuesto, después de escamotearnos a las fans el cómo se los hiciste), so lila¡!! Pero si lo de los moratones en una sesión de sexo de las gordas es bastante habitual, hombre!! Un buen chupetón, unos cuantos arañazos en la espalda, las marcas de unos dedos recios en los muslos después de un empotre bien pegado…Que flojito eres Edward. Y ahí la tienes a ella, implorando arrepretuje en desavillé sexy mientras él se hace el duro y la tapa pudorosamente por su propio bien.

Le montaba yo un pollo al deslavazado ese de tres pares. "Oye tú, tio transparente: ya he pasado por todo lo que me pediste cuando por mí nos habríamos refocilado en la primera película, a los 15 minutos de conocerte para ser más exactos, y ahora que por fin, estamos casados como Dios manda y toda la mandanga…¿me sigues dejando cachonda como una perra con la excusa de que me puedes hacer daño??? Mecagüenlaleche!!! Como pille al pedazo de moreno de Jacob por banda, lo que te va a hacer daño pero de verdad van a ser los cuernos que te ponga!! Ven pa ca y ponme mirando a Albacete de una puñetera vez, so nenaza!!"

Me cambio a ver True Blood. A propósito de que ambas son sobre vampiros leí hace tiempo una frase muy buena que las enlazaba: En Crepúsculo, cuando deberían follar, no saben que hacer. En True Blood, cuando no saben qué hacer, follan. Me quedo con esta última, que ya soy mayorcita para remilgos. Ja,ja,ja

Ay, ya sé que sólo es una película, pero me puede, me pueeeeede. Estoy hormonada.

1.12.11

Esas maravillosas improvisaciones

Una amiga me ha dicho que tenía ahora una semana de vacaciones y se iba de viaje con su novio. ¿A dónde? ¿Cuándo? Pregunté yo. Pues nos vamos pasado mañana y lo decidimos ayer, después de cenar, cogimos la bola del mundo, la hicimos girar…..¡¡y aquí!!! No os digo dónde va porque es vergonzosa, pero es el paraiso, una islita perdida en el culo del mundo donde puedes estar todo el día en pelotas comiendo, bebiendo y amando a tu hombre en una playa desierta. Internet hizo el resto.

Esa es una de las cosas que más echo de menos ahora que mi vida puede con MI VIDA casi todo el tiempo. El poder hacer algo loco, romántico, improvisado, emocionante…y hacerlo YA. Coger el pasaporte y la tarjeta de crédito, meter un par de camisetas en la mochila, darle un besazo al que te pone una sonrisa en la cara cada día y decirle: chaval, coje una muda que nos vamos!! (aunque sea un fin de semana a Albacete, no os creais que yo me fugo al Trópico a hacer parapente a la mínima de cambio)

Hablo de sentir esa sensación de libertad, constatar que tu tiempo y tu vida son tuyos, aunque sea con cosas sencillas y cotidianas. Improvisar un cine, alargar una cervecita con una amiga hasta que te de la gana, o si se tercia continuarla cenando y acabarla bailando en un garito de moda. Dormir un domingo hasta que el cuerpo lo pida, gastarte una pasta en una crema porque tu dinero es tuyo; llegar a casa, tirarte en el sofá y enchufar la tele…

Algún día volveré a hacerlo. Algún día. Ahora estoy en otro momento. Ahora es el momento de ser la última en sentarse a la mesa para cenar, de tardar más que nadie en acostarse preparando cosas para el día siguiente. Es momento de ir a la pelu cuando ya me da vergüenza salir con esos pelos a la calle y de dormir a medias porque casi todas las noches vienen a mi cama a darme patadas en los riñones unos pies de 4 años. ¿Me esperarás, amigo, hasta entonces? Yo sí lo haré, y te prometo que nos iremos al Trópico.

29.11.11

Las Nieblas de Avalón y Camelot

Hace muchos años, un amigo me recomendó un libro muy especial. Las nieblas de Avalón, de Marion Zimmer Bradley. Una versión en femenino de la leyenda Artúrica. Para muchos críticos, pese a ser absoluta ficción, la versión que más podría acercarse a una supuesta realidad de la época en que transcurren los hechos. Es un libro bellísimo, poético, épico y feminista, en el que las mujeres en general y Morgana en particular, ni son brujas ni culpables de los sufrimientos de sus hombres ni están sometidas al yugo masculino, como es bastante probable, por lo que he leído, que sucediera en la matriarcal sociedad celta (ya sabes, los hijos de mis hijas, nietos míos son, los de mis hijos, lo son o no lo son) con la madre naturaleza como máxima deidad.

Uno de los ejemplos de lo que digo es cómo se trata el triángulo amoroso entre Arturo, Lancelot y Ginebra. En la historia que se nos ha contado habitualmente, la frívola Ginebra seduce a Lancelot después de casarse con Arturo, y por ende, le “pone los cuernos” a su marido el rey. Según Las Nieblas de Avalón, lo que ocurrió fue que el ocupadísimo, joven e inexperto rey Arturo, concierta un matrimonio por interés con una niña de 15 años que vive en la otra punta del reino y a la que no ha visto nunca, y envía a recogerla y a traerla a la corte a su hombre de confianza, el también jovencísimo Lancelot. Cuando Ginebra, que jamás ha salido de su casa ve al pedazo de caballero que viene a llevársela, se enamora perdidamente de él, y él de ella durante el camino de vuelta a Camelot. Allí, es donde el sentido del deber se impone y ambos ceden a sus deseos por Arturo. Con el correr de los años, Ginebra incluso se enamora de Arturo, que acaba confesándole que cree que es culpa de él la falta de descendencia, y no de ella como dice todo el mundo, porque en sus años de correrías, jamás ha tenido ningún bastardo, y le suplica que le de un heredero con Lancelot ¿Con quien mejor que con él?. Y he ahí “los cuernos” Qué distinto de la historia a que nos tienen acostumbrados, ¿no?

Soy muy fan de esta historia, y por eso me lancé de cabeza a la red cuando me enteré de que la productora Starz había rodado una serie llamada Camelot, con el ascenso al trono de Arturo como punto de partida. Menuda decepción, charcos de amargas lágrimas he vertido sobre las costas Bretonas. Morgana ahora además de bruja es un putón verbenero, Merlín parece un periodista del corazón pasado de cubatas y Arturo….que lástima de Arturo…vale que en la serie aún es un muchacho, pero ¿tenia que ser el legendario Rey Arturo de mis amores ese tirillas de dientes torcidos con cara de pez? Vaya error garrafal de casting!!!. ¿no hay actores que parezcan un muchacho pero en los que se intuya auténtica majestad?? Actores jóvenes a los que mires a los ojos una vez metidos en el personaje y de los que pienses: sí, dentro de unos años tú podrías ser Rey de toda Inglaterra. Tú moverás ejércitos. Uff, sólo con repasar el cast de Juego de Tronos, ya me salen unos cuantos de estos.

Qué decepción de serie…no he podido acabar el segundo capítulo. Tendré que releer Las Nieblas de Avalón para recuperarme.

Ah, por cierto, el dibujo es mío, mi versión de los hechos entre Arturo, Ginebra y Lancelot. Ay, qué envidia me da la reina del Pendragón...

24.11.11

Ellos y sus inmensos egos

Llega un punto en la vida de un hombre en que cruza una linea de no retorno, la de no equivocarse nunca. Suele ser a los 50 pero si tiene algo de poder profesional, baja hasta los cuarenta, cuarentaypocos.

Varón, de más de 40 y con gente a su cargo. ¡Ya lo sabe todo! ¡Ya lo tiene todo! ¡ya lo ha conseguido! Será porque es estupendo y entonces su palabra deber ser ley, si no, no habría llegado a donde ha llegado.

Tiene un despacho, una Blackberry y una secretaria. Eso le hace alcanzar cotas de euforia insospechadas, pero…..también le amarga la existencia. A partir de ese momento, el hombre ya no es un hombre, es un gallo, tiene un territorio, un corral propio que se ha ganado con esfuerzo y años de trabajo, y también tiene alrededor otros gallos iguales que él (o lo que es peor, más viejos y con un corral más grande) con los que ha de competir a diario para no dejarse avasallar.

Me quedo con la boca abierta viendo esas luchas de poder, asistiendo como copia oculta (o sin ocultar) a esos intercambios de correos con argumentos de patio de colegio en los que varios de los gallos intentan cacarear a ver quien lo hace más fuerte. Me sigue asombrando la capacidad de algunos gallos, bueno, la verdad es que de todos, porque uno grita más que el otro pero el otro pega a las costillas en cuanto uno se descuida, pues eso, que me sigue asombrando la cantidad de energía que gastan en enfadarse, ofenderse, ponerse dignos, levantar la cabeza, el dedo y la voz en las reuniones y montar en cólera cuando otro gallo osa estirar el cuello para mirar desde más arriba que él.

Si eso es lo que pasa cuando eres jefe…no quiero serlo. Quiero amar mi trabajo, reirme a la hora de comer con mis compañeros sin que se cuestione mi profesionalidad o mi partidismo por un gallo o por otro. Quiero volver a casa con el deber cumplido y la cabeza despejada, sin rencores, no llevar cuenta de las ofensas recibidas sino de las sonrisas provocadas. Pero claro, eso, también hay que currárselo.

14.11.11

Que buena es Julia Otero

Me gusta su forma de hacer radio, su inteligencia, su desparpajo y seguridad a la hora de abordar las entrevistas, respetando al entrevistado pero sin cortarse un pelo si ha de meter el dedo en la llaga. Me gusta cómo solventa situaciones complicadas, pero sobre todo, cuando encuentra a un invitado que está a su altura ya no sólo intelectual sino comunicadora, disfruto sobremanera escuchándolos departir.

Un detalle que me parece delicioso de su personalidad es cómo coquetea discreta y elegantemente con cuanto invitado masculino le resulta atractivo. Aunque tenga 20 años menos que ella. Pasando de mogigaterías y falsas modestias pero sin bajar a la vulgaridad ni dejar de ser profesional en ningún momento. Me encanta. Y ellos caen rendidos a sus pies sin excepción. Porque Julia tiene clase.

La entrevista que le hizo a Arturo Pérez-Reverte el pasado mastes 8 ya fue la repera. Se juntaron el hambre con las ganas de comer. Un par de cocos privilegiados con muchas cosas que decir, un par de comunicadores natos, un par de cincuentañeros de muy buen ver, demostrando una vez más que los hombres (y sobre todo las mujeres) inteligentes y seguras de si mismas, ganan con los años. Pues eso, un par de interesantísimos periodistas que desplegaron un feeling, una conexión entre ellos y unos matices en el tono de voz al hacer las preguntas de ella y responder él, que me hicieron imaginar una entrevista plagada de sonrisas de medio lado, de miradas intensas, de roces casuales que quien sabe cómo habría podido terminar en otros tiempos, en otras circunstancias, en otros menesteres…

http://www.ondacero.es/audios-online/julia-en-la-onda/entrevistas/espanoles-somos-especialistas-perder-oportunidades-derrochamos-vano-oro-indias_2011110800090.html

Qué gusto daba oirlos.

6.11.11

El coñazo del embarazo

No suelo escribir aquí mucha información personal, pero de vez en cuando no puedo evitarlo, necesito un desahogo, una válvula de escape, un lugar donde refugiarme antes de empezar a gritar.
Estoy embarazada. Otra vez. Porque he querido. Otra vez. Porque he querido…¿Por qué he querido? ¿Por quéeeeeeeeeeeee??? Por una sola razón. Porque ya sé que vale la pena lo que viene después. Durante unos años estuve segura de que no me embarazaría más, al menos no de motu propio, pero la verdad es que quería otro hijo. Si conocierais al que tengo entederíais porqué lo digo. Sólo espero que el que viene sea especial a su manera, porque jamás podrá ser tan increíble como su hermano mayor, y sería muy injusto por mi parte recordárselo cada vez que no esté a su altura.
Pero bueno, a lo que vamos. Al grito, al desahogo. 9 meses antes de que el enano llegue a tu vida, empieza el calvario. Porque estar embarazada es el peor momento de la vida de una mujer (bueno, aún me falta pasar por la menopausia, pero no se yo…) Es una mierda, es una putada, un desastre hormonal continuo, un via crucis largo y cansado que has de pasar tú sola, sí o sí.Supongo que cada una lo vive de una manera, pero con la vida tal como la tenemos montada hoy en día, con las jornadas laborales infernales, las idas y venidas y lo que se exige (nos exigimos) a nosotras mismas, estar embarazada es un auténtico coñazo.
Todo empieza con las angustias del primer trimestre, que van desde estar todo el día con ganas de vomitar a estar todo el día vomitando. Eso sí, haciendo tu vida normal en la oficina rindiendo como siempre y aguantando al universo en geneal que parece haberse puesto en tu contra. Serán las hormonas. Perdón, ahora me toca llorar un ratito en el baño sin saber porqué y que luego no te lo noten, que tienes una reunión.Durante el segundo trimestre sólo estás cansada, torpe, despistada…te sientes frágil, fea, indefensa, agotada, indigesta. Te duele la espalda, la tripa, la autoestima…Eso sí, una cosa buena, yo tengo el pelo y la piel grasos, y ahora mi piel está genial y el pelo me aguanta limpio 4 días. Bueno, eso y por supuesto el olvidarme de la todopoderosa regla durante 9 meses.
El tercer trimestre es el peor. Parece que esto no va a acabar nunca, que tu cuerpo va a explotar de pura hinchazón y tu cerebro de puro hastío y agotamiento, y ves cada vez más cerca el momento del parto, que asusta mucho, aunque la medicina sea hoy una gozada para las embarazadas (en pocos casos más se ha conseguido reducir el índice de mortandad como en el de los nacimientos, algo bueno tenía que tocarnos)
Por último viene el post parto, que es lo peor de lo peor, ahí es donde necesitas de todas tus fuerzas para superar el trance, pegándote al mantra “no soy una superwoman, llorar es normal y aunque ahora no lo creas, se pasa”




Pero…..pero hay una cosita que no he dicho…un día vas a una ecografía, cabreada del trabajo, llueve, te duele la espalda a rabiar, te han hecho esperar 45 minutos, y te tumbas, te enchufan el aparato en tu abultada tripa de las narices...y ves a una pequeñaja bailoteando. Sólo tiene del tamaño de una berenjena, pero ya gasta un perfil de Top Model que quita el hipo, y jurarías que está sonriendo. Y está sana, y todas las pruebas dicen que está bien, que no hay peligro, que va todo sobre la marcha. Y entonces te sube una cosa inexplicable por el cuello que te cierra la garganta y se te llenan los ojos de lágrimas y alucinas por lo bien que lo está haciendo tu cuerpo destrozado y vuelves a casa con una sonrisa idiota que te dura días (hasta el próximo tirón de la espalda, probablemente) y te sientes como Angelina frente a los flashes, hermosa, radiante, especial. Convencida de que a pesar de todo, vale increiblemente la pena.

5.10.11

Por sus profesiones los conoceréis

¿Y tú a qué te dedicas? Preguntó ella con voz inocente...

Soy contable
. ¿Contable? ¡Tu lo que eres es un aburrido!!! Venga ya!! ¿Quién va a querer tirarse a un contable?? ¿Qué fémina poderosa de las que frecuentan este blog le bajaría los pantalones (de tela, planchados con raya, puaaaaaaaaaaaj) a un contable mientras le susurra: nene tienes unos ojos tan bonitos que te voy a comer toda la p..? Contable…¡pues que no cuente conmigo!!

Soy músico. Sí, sí, promete, pero…¿Qué clase de músico? Porque no tiene nada que ver un guitarra de grupo de rock con el clarinete de una banda de música de pueblo con un famoso pianista. Del pianista ni hablo. Demasiadas horas de ensayo, demasiada sensibilidad, demasiada pajarita…demasiado pa mi body. El clarinetista lo mismo pero en barato. ¿Y el guitarra de rock? Polvazo tiene seguro. Lo llevan en las greñas, en los tatuajes, en las camisetas viejas pero carísimas, en las botas, en la pose abierta de piernas sobre el escenario en pleno solo. Grrrr. ¿Quién no ha deseado que la toqueteen como a esa Stratocaster en pleno frenesí acústico? Sólo dos peros tiene esta profesión. Por un lado, dúchalo primero, que te puede pegar cualquier cosa y por otro, un guitarrista de rock es para un polvo, un par máximo si tus amigas no estaban por allí el primer día que te lo encamaste (que quede constancia, por favor) pero no se te ocurra SALIR con uno de estos, que te destroza el corazón en menos de un mes. Fijo. Siempre tiene lobas detrás que quieren tirárselo.

Soy diseñador, pintor, fotógrafo, artista plástico en general. Ummmm….”creativooooo” je,je,je, a saber lo que esas manitas y esa mente repleta de ideas son capaces de hacer con un cuerpaso como el tuyo.

Soy funcionario. Especifica, tío, especifica. Porque si eres funcionario de correos, me la pela, pero como seas funcionario de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, te como hasta las insignias!! Machote!!!

Soy Ejecutivo Bussines Manager Sales Department de una multinacional. Tu lo que eres es gilipollas, chulito y sobrado. Nada, ni caso, que se busque a una rubia siliconada y silenciosa porque a este sólo le interesa él mismo, dentro y fuera de la cama.

Soy albañil, gasolinero, mecánico, currito en general. Con esos músculos que da el trabajar con el cuerpo, ese mono de trabajo a medio poner, la camiseta imperio y la mirada fiera…podríamos hacer un apaño para una fantasía loca. Aunque como futuro consorte, no creo que aguantes que gano más dinero que tú, y el fútbol y los videojuegos no me interesan en absoluto, ¿de qué íbamos a hablar?

Soy Agente Secreto. Nene hazme tuyaaaaaaaaaaa!!!

22.9.11

Qué zapatos no pueden faltar en tu armario

Una de moda, que hace mucho que no escribo nada.

Si bien es cierto que una mujer nunca tiene demasiados zapatos, no es menos cierto que (sobre todo en períodos de crisis) debemos ajustarnos el cinturón y no comprar a tontas y a locas a lo Carrie Bradshaw cualquier zapato espectacular que nos haga ojitos desde un escaparate.

A mi me chiflan los zapatos, sobre todo los taconazos. No es este el primer post que escribo sobre ellos y tengo mis caprichitos y mis tesoros guardados en sus cajas originales, y los cuido como oro en paño porque me han de durar eternamente. Es más, tengo reservado un espacio de honor en mi armario para el día en que pueda comprarme unos salones negros de Loubutin.

Y ahí es a lo que voy. No he dicho “unos Loubutin” sino “unos salones negros” de Loubutin.This is the question. Ya que te gastas una pasta indecente en unos zapatos, al menos elige un modelo que puedas ponerte con el 90% de tu vestuario.

Si no tienes mucha pasta, mejor 2 pares bien elegidos que 4 malos. En serio. Lo peor que les puedes hacer a tus pies es embutirlos todo el día en un zapato de plástico imitando piel, mal cosido y de tacón vertiginoso. En 2 horas, ampollas, en 2 semanas, callos, y en 2 meses, juanetes.

Básicamente sólo necesitas 2 pares de zapatos de cada tipo. La aritmética es muy sencilla. Un par que combine con los colores fríos y otro par que combine con los cálidos. Así, una bota alta de piel negra para cuando vistas de negro, de gris, de rojo, de azul (aunque el azul complementa muy bien con el marrón en accesorios, piensa en la combinación vaquero + cámel) de plata, de blanco, de morado, de amarillo. Del mismo modo, una bota alta de piel marrón oscuro o cámel para cuando vistas de beige, de marrón en cualquiera de sus derivados, de verde, de naranja (ojo, cuando no sean muy fluor, si son colores estridentes, mejor el negro)

Y así vamos alternando esta pareja según cambie la estación. Lo básico, ya que estamos hablando de ahorrar serían…

Para verano: unas sandalias planas, unas cuñas tipo peep toe que pueden ser las negras con cuña de esparto y las marrones con tacón de madera, por ejemplo.

Para invierno: unas botas altas de tacón no muy fino, por ejemplo, unas con plataforma y más tacón y las otras algo más elegantes y moderadas, y así tienes cubierto el ir de fiesta y el ir de formal.

Para todo el año: un zapato con un tacón que te resulte cómodo. Mejor cerrado por delante porque así te lo puedes poner con o sin medias. A mi personalmente me chiflan los tipo mocasín marrones y el clásico salón negro (el que algún día me pienso comprar de Loubutin, ese) Con estos vas a donde quieras, y quedan igual de bien con vaqueros, con falda, con pantalones de tela, con vestido. Una variante de estos es el zapato-botín, que también queda genial con lo que lo combines, pero acorta visualmente la pierna, así que no es recomendable para bajitas o tobillos anchos.

Otras posibles adquisiciones: Bailarinas. A mi no me gustan nada, no puedo ir tan plana, pero reconozco que quedan muy bien y pegan con todo. Deportivas tipo Converse, si te va el estilo sport informal quedan muy chulas, sobre todo en un color llamativo. Y lo más ya son unos zapatos rojos. Cualquiera de los descritos en los apartados anteriores. Si quieres llamar la atención con tu look, zapatos y labios en rojo. No falla.

Un último consejo, siempre de piel y a ser posible hechos en España (tirando para casa, que estamos en crisis) Seguro que haces una buena inversión.

16.9.11

La democratización de la cultura

Imaginaos la estampa. Un partidazo de liga de los importantes, pantalla gigante en la plaza mayor, a rebosar de entusiastas seguidores vestidos con los colores de su equipo con espíritu festivo, y en medio del mogollón, sentada en una sillita, con cara de pocos amigos y gafas de pasta, aquí la nena leyendo jane Eyre y diciéndole a todo el mundo que se calle que no me dejan leer. Absurdo, ¿no?

Pues entonces ¿qué hacen una panda de sujetos que no han abierto un libro en su vida, que están ahí porque el paquete de la agencia incluía la entrada, que al único Miguel Angel que conocen es al del bar de su barrio, hablando por el móvil y mascando chicle con la boca abierta mientras se burlan de lo pequeña que la tiene el David, en la Gallería dell'Accademia en Florencia? Y ahí estoy yo, que adoro a Miguel Angel, que admiro su obra desde que era una niña, que he ahorrado durante un año para poder pagarme ese viaje para ver a David, que he reservado con mucha antelación las entradas para no quedarme sin ellas, que me tiemblan las piernas y se me humedecen los ojos al entrar en el espacio sagrado que le custodia, dispuesta a admirar sus desproporcionadas proporciones, su mirada fija y delirante, su espíritu indomable encerrado en mármol desde hace siglos y que seguirá intacto siglos después de que yo ya no esté…aguantando a esos tres neandertales que mejor estarían meando cerveza en una esquina de un campo de fútbol.

La democratización del arte, de la cultura, del turismo, me fastidia sobremanera. Creo que no todo el mundo debería poder ir a donde quisiera y campar a sus anchas por cualquier territorio por el simple hecho de querer hacerlo (que en muchos casos ni quieren, van porque novasairaFlorenciaynoveralDavid, hombreee) o de podérselo pagar. Sobre todo a los museos. Es un sinsentido. Los museos y los lugares sagrados (desde la catedral de Toledo hasta un glaciar en la Patagonia) deberían ser accesibles sólo para aquellos que los merezcan, que los entiendan, que los respeten. Estoy harta de ver colillas en castillos, pintadas en muros renacentistas y griterío en frente de un Boticelli.

Si a cualquier garito de tres al cuarto no te dejan entrar con la excusa de no llevar el calzado adecuado, quiero que pongan un profesor de arte en la puerta de los museos para que haga una criba de incultos, maleducados e insensibles. He dicho.

12.9.11

Un joven y hermoso guerrero


Que putada. Qué perra es la vida a veces. ¿Qué había hecho él para merecer eso?

Me acabo de enterar de que después de 18 meses luchando contra un cáncer, al final ha muerto a los 39 años el actor Galés afincado en Australia Andy Whitfield, uno de mis Hombres favoritos. Protagonista de la primera temporada de Spartacus Blood and Sand y protagonista también de muchas de mis fantasías desde hace un par de años cuando descubrí la serie, me enfrenté por primera vez a esos ojos infinitamente azules que lo mismo son duros y despiadados como tiernos y vivarachos y me quedé alucinada.

Me encanta su cara, modelada a golpe de cincel, angulosa, varonil sin ser salvaje, felina. Sus ojos rasgados y hundidos, penetrantes, sinceros, de héroe peligroso pero honrado. Su cuerpo delgado pero fibroso, sin un ápice de grasa, musculado como los de las estatuas griegas, y su voz, profunda y grave, casi demasiado ronca para un cuerpo tan ágil.

Mira que me ponen toneladas de hombres, pero con este chico me saltó desde el principio una chispa especial. Me deja boba cada vez que lo veo en pantalla. He revisado docenas de veces capítulos sueltos de Spartacus sólo para ver determinada escena, sólo para verlo moverse, sonreir, luchar, follar. Diosss. Es un ángel, un ángel con espada o pistola, como en la única película que llegó a protagonizar, Gabriel, una peli de terror Australiana de 2008, que no llegó a estrenarse en España y en la que interpreta a un vengativo Arcángel San Gabriel.

Qué putada. Justo ahora que por fin su carrera despegaba, que se había hecho con el papel protagonista de una serie de éxito, que su mujer lo apoyaba y lo quería, que todo empezaba a rodar…aparece el cáncer de mierda y se lo lleva por delante. No es justo. Que tu jefe te abronque sin motivo es una lata, que haya atasco es una mierda, pero esto que le ha pasado a Andy, SÍ QUE NO ES JUSTO.

En palabras de su mujer Vashti, era un joven y hermoso guerrero. Sí que lo era, nena, y mil gracias por compartir un poco de su aura con nosotras. Descanse en paz.


5.9.11

Lo contrario al amor, o pon un bombero en tu cama

Llevo desde hace un par de semanas viendo mi ciudad forrada de carteles de la nueva película de Hugo Silva, Lo contrario al amor. No creo que vaya a verla, porque tiene pinta de ser lamentable, pero he visto el trailer y creo que cuando la editen en dvd sí le echaré un vistazo, a ser posible con una tableta de chocolate al lado para calmar mis instintos. Diosss, ¡como me ponen los bomberos! No puedo evitarlo. Es su halo de heroismo, unido al hecho de que para desempeñar su trabajo es necesario que estén en forma y que no sean de edad provecta. Y luego están los uniformes, que me pierden los uniformes, me aturden, me desarman, me envalentonan y recalientan. Bueno, aquí debo matizar, No todos los uniformes, el de cartero, o el de carnicero de Mercadona, pues no, para nada, pero los relacionados con los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado…prácticamente todos. Especialmente los de diario, los de faena, los de entrar al trapo. Militares de todo rango y condición, de tierra, mar o aire, Guardias Civiles (que mira que tienen una profesión dura, difícil, mal pagada y desagradecida…estos encima de ponerme me caen bien, a pesar de las multas. Al final cuando tienes un problema gordo, ¿Quién viene a sacar las castañas del fuego? La Guardia Civil. Máximo respeto a la Benemérita). La Policía Nacional, esos especímenes gigantescos de las Unidades de Intervención Policial, que parece que los elijan por castings de lo buenísimos que están, que yo me quedo hasta le final en las manifestaciones sólo por verlos pasar y me dan ganas de gritarles algo para que me miren con esos ojos de acero bajo la visera de las gorras y se lleven la mano a la porra con actitud autoritaria. Sí, ven aquí, gigantón, que tu , yo y esa porra íbamos a hacer maravillas!!! Ja,ja,ja.

Pero mis favoritos de todas todas son los bomberos y la UME. La Unidad Militar de Emergencias. Los bomberos del ejército, vamos. Lo máximo, porque a estos se les suma todo lo anterior pero se les cambia el componente “mantener el órden” por “salvar vidas” y eso ya es lo más a la hora de hacer que una dama pierda las bragas nada más le digas a qué te dedicas. Conmigo al menos tiene muchas más posibilidades un bombero que un agente de bolsa o un notario, por mucho Mercedes que conduzcan.

Pues eso, que la peli en cuestión va de una afortunada que se lo monta con 3 bomberos, uno de los cuales es Hugo Silva pero los otros dos muchachotes no le andan a la zaga, y no sé que chorradas les pasan, porque yo me quedé en la parte de las combinaciones de cama (que queréis, es cine español, si no hay cama no hay peli, no todos pueden ser Amenabar) así que se me bloquearon las meninges al ver una escena en la que la protagonista, Adriana Ugarte, afortunada ella, se lo está montando con dos de ellos a la vez, uniforme incluido y entonces aparece el otro. ¡¡Cabronaaaaaaa!!!! Y encima te pagan por ello!!!! Y luego dicen que es duro ser actor….

Lo dicho, seguro que es una castaña de película, como todas esas comedietas de nos queremos pero no nos lo decimos porque somos muy modernos pero al final acabamos juntos como las parejas de toda la vida, pero voy a hacer un fotomontaje con el cartel poniendo mi careto en el lugar de la señorita Ugarte para ver aunque sólo sea en foto cómo quedaría yo en medio de un fregao semejante….Agotadita, seguro. Ja,ja,ja,ja.

29.8.11

10 razones por las que mola tener marido

Por supuesto, hablamos de un marido que calidad, uno que te quiera y al que quieras, no de cualquier cosa, que no merecemos menos, y hablamos de marido, no de novio. Un novio es como una casa alquilada, que vives ahí, sí, pero como no es tuya del todo no puedes reformarla en profundidad y además el casero puede encontrar otro inquilino que pague más por ella en cualquier momento.

Un marido es más como una hipoteca. Que sí, puedes perder la casa y que la ocupe otro, pero da mucho más trabajo hacerlo, y mientras tanto puedes tirar todos los tabiques que te de la gana, que para eso pagas a rajatabla la hipoteca todos los sábados sabadetes!!

Eh!!! A que me ha quedado un párrafo de lo más marujo??? Ja,ja,ja. Ni Terelu podría superar esto!!

Supongo que la mayoría de las razones también servirían para un novio con el que convivas, pero no todas…

Razón 1. Volver a casa a las 3 de la mañana no tiene nada que ver si en lugar de ir sola mirando de reojo a todos los que te cruzas procurando pasar inadvertida, vas cogida del brazo de un tiarrón.

Razón 2. Tener un poco de fiebre y estar resfriada mola más si en lugar de levantarte con escalofríos para hacerte una sopa, esta te llega a la cama en una bandeja acompañada de un beso.

Razón 3. Hace más frío en una noche fría de invierno si no tienes cerca unos brazos fuertes y calentitos que te rodeen, por muy buena calefacción que tengas.

Razón 4. Es más triste un ataque de tristeza si no es él quien te pasa los pañuelos.

Razón 5. El sexo a solas mola, el sexo por diversión también, pero es sexo con el amor de tu vida es la repera. Y luego ninguno de los dos tiene que vestirse para irse a su casa.

Razón 6. El NO tener que hacer gestiones taaaaan engorrosas como hacer la declaración de la renta, pasar la ITV del coche, bajar la basura, matar una cucaracha que se ha colado en el baño etc, ya justifica por si solo tener un marido.

Razón 7. Con una amiga lo que empieza como una bronca no puede acabar con un polvazo tórrido sobre la mesa del comedor.

Razón 8. Te dice que estás preciosa aunque tú te veas hecha un asco. Y ves en sus ojos ¡que lo dice en serio!! ¿Será que estás preciosa de verdad? ¿y si va a resultar que es cierto?

Razón 9. Si encima está bueno…¡Puedes verlo desnudo todos los días!!!!Duerme contigo todas las noches!!! Se pasea mojado y envuelto en una toalla por delante de tus narices y tienes carta blanca para arrancársela a bocados!!!

Razón 10. Para cualquier decisión trascendental en su vida, tu nombre es el primero de la lista, es a ti a la primera que llaman, eres tú la que decides legalmente por él, por vosotros. Tú eres a la que dejan pasar cuando sólo puede pasar uno. A la que habla el médico, el banquero, el policía. Pero eso, sólo si es tu marido.

Y para terminar, una canción al respecto de mi último descubrimiento. Bruno Mars. Hoy estoy casamentera, que se le va a hacer...

27.8.11

No me cuadra este anuncio

Estas vacaciones, que inexorablemente avanzan hacia el final, he visto desde la tumbona, hojeando una revista, con el mar al fondo, un anuncio de perfume que me ha descuadrado bastante. El del perfume ligt blue de Dolce & Gabbana. Me fijé en él porque sale el gran, el poderoso, el apolíneo David Gandhi, una de las 7 maravillas del Modeleo masculino. Y mira que lo habrán estudiado, habrán hecho cástings, sesiones y demás, pero creo que hay un error de casting. No uno terrible, pero sí uno de esos que te hace levantar una ceja displicente.

Estaba yo mirando el paisaje veraniego en la playa lleno de celulitis y barrigas peludas (sorry, pero no veraneo en St. Tropez, qué se le va a hacer), y claro, por contraste se me hizo la boca agua al toparme con la miada de hielo ardiendo de este fabuloso inglés. Pero algo no me cuadraba en tan sensual imagen…había algo que chirriaba en mis retinas…¿Qué podía ser?...Ya está. La adolescente sin tetas que tiene agarrada, amarrada, arrimada, arrepretujada!!! De eso se trata!!! ¿De dónde la han sacado, de un instituto pijo? No me lo creo. No me creo en absoluto que esa niñita plana y sin caderas se haya llevado al huerto, al barco o al séptimo cielo en un tórrido amor de verano a ese pedazo de hombre, (publicitariamente hablando, claro está, pero al fin y al cabo la publicidad aunque nos mienta ha de parecer creíble) Se trata de Anna Jadogzinsca, una modelo polaca de 24 años, que tampoco es tanta la diferencia de edad que tiene con David, de 31, pero no es por eso, es por todo lo demás, por la historia que quieren contarnos con esa imagen.


Ese pedazo de HOMBRE merece ser mancillado por una hembra con poderío, Mónica Bellucci, por ejemplo, esa combinación sí daría morbazo. A Mónica SI me la imagino haciendo perder los papeles ( y el escueto bañador blanco, of course) a todo un David Gandhi, pero no a la niñita esa que no tiene ni de dónde agarrar.
Arriba las mujeres con curvas, con personalidad y con poderío, y a esa modelo que le den un par de Donuts, hombreya!!!


He vueltooooooooooo


1.8.11

VACACIOOOONES AT LAST!!!

Parecía que no iban a llegar nunca, pero al fin están aquí. Merecidas, deseadas, ganadas con el sudor de mi frente. VA-CA-CIO-NES!!


Bueno, bueno, y ahora qué hago yo con un mes por delante??? A ver si voy a ser de esas que se aburren sin hacer nada...¡¡¡Y UNA PORRA!!! Tengo montones de ideas en la cabeza para estas vacaciones, y todas incluyen a un pequeñajo y ninguna a un ordenador. Así que...¡¡HASTA SEPTIEMBRE!!!
Besooooooooooooosssss


27.7.11

Hogwarts Forever!

Jooooooooooo, ¡se ha acabadoooooooooooo!!!! ¿Por quéeeeeeeeee?? ¿Porqué tuvo J.K. Rowling que escribir esta saga cuando yo ya era adulta, formal y con sentido del ridículo, ¿por quéeeeee?? ¿Por qué no lo hizo 15 años antes, cuando yo era Hermione???

Me encanta el mundo Potter. Tengo los 7 libros, los he leído todos emocionada y acelerada, con la mente de un niño de la edad correspondiente en cada capítulo, libre de prejuicios, cogiendo mi varita y lanzándome de cabeza con el ejército de Dumbledore a la caza y captura de mortífagos. Faltaría más!! Pero que prodigio de imaginación, me encanta!! Y los personajes son preciosos. Hermione, la marisabidilla empollona fiel hasta la muerte a sus amigos y orgullosa y acomplejada a partes iguales por no ser como los demás. Ron, todo lo contrario, de familia mágica, buen chico, poco estudioso y un poco dado al escaqueo, y Harry, el bueno de Harry que se encuentra en medio del mogollón sin comerlo ni beberlo, y hace lo correcto: lo asume, lo supera y lo logra with a little help from his friends.

Diossss, si estos libros me hubieran pillado a mi con 12 años…¡¡me vuelvo loca!!! Iría por la calle con la túnica de Griffindor, varita en mano y tendría todo el merchandising que mi paupérrima asignación pudiera comprar.

Conocí a Harry en casa de una amiga, en el comedor, la estaba esperando, así que para hacer tiempo, cogí el primero (entonces sólo habían publicado 3) y empecé. Cuando salió mi amiga, yo llevaba 8 páginas, allí de pie, sin poder soltarlo…y me llevé los 3 tomos a casa. Y así hasta hoy. Lovebookstory.

Escribo ahora lo de que se ha acabado porque ahora ha salido la última película. También las he visto todas, y en pantalla grande, nada de esperar al dvd, mis tres amigos de Hogwarts lo merecen. Todas me han gustado, mi favorita sigue siendo El Cáliz de fuego pero...me han gustado más los libros. Siempre los libros. Aunque el casting sea muy bueno, aunque el guión sea fiel a la historia original, aunque la autora esté detrás del proyecto….los libros. Siempre me quedaré con los libros. Qué ganas tengo de poder presentarle a mi hijo al niño que sobrevivió!!

¿Exagerada? ¿Demasiado friki? Ja,ja,ja, ni de lejos!! Espera si no que te cuente mi relación sentimental con la saga Canción de Hielo y fuego o mi matrimonio por la iglesia (de esos que son para toda la vida) con El Señor de los Anillos. O pasión, fe ciega, amor verdadero y tatuaje en el corazón o nada. Con los libros (y los hombres) no tengo término medio.

22.7.11

Lo mejor de tu vidaaaaaaa

Marujeemos, venga, marujeemos, que hace mucho que no marujeamos.

Yo adoro a Angelina, es un hecho. Quiero ser como ella, vestir como ella, tirarme a quien se tira ella…(lo de los niños ni de coña, aunque la mitad sean de haber follado con Brad) pero afrontémoslo, Angie, los mejores años de Brad se los llevó Jen (ifer Aniston, se entiende) Con ella estuvo durante su treintena, cuando era un Dios Rubio de cuerpo perfecto y boca que clamaba a pecar. Cuando ponía cardíacas a 9 de cada 10 mujeres y hasta el más hetero de los hombres reconocía su buenorrez. Cuando Brad era Polvoman. Cuando rodó El Club de la Lucha o Conoces a Joe Black, o Leyendas de Pasión…bueno, no se si cuando rodó esta última ya estaba con Jennifer o todavía estaba con la Maripili de Gwyneth Paltrow (que no me extraña que a su hijo le haya puesto de nombre Manzana, ala, así, para que todo el mundo se acuerde, porque del de su madre no hay dios que lo haga).

En cualquier caso, ahora está tremendo, tiene mucha clase y hace una pareja de cine, pero del de blanco y negro con Angelina, pero he de reconocerlo, cuando TODO EL MUNDO quería tirarse a Brad…se lo tiraba Jennifer Aniston.

Pongamos otro ejemplo bajando el nivel y entrando en territorio patrio. Dariuz nosequé. Más conocido como el novio de Ana Obregón, más conocido aún entre las féminas como Darek.

Daaaaaaaaaarek. Ay Diosss, Darek!!! Esa montaña eslava de ojos penetrantes, que te miran y piensas como todo penetre igual que tu mirada, nene, soy tuya pa siempre. ¿Quién de las aquí presentes no se ha imaginado alguna vez jadeando empotrada contra la pared de la ducha por ese pedazo de polaco mientras esos ojos y esa boca…vale, lo dejo, que me estoy mareando. Y era de Ana Obregón, con la manía que le tengo. Pues eso. Ahora ha madurado, se ha dejado de camisetas ajustadas y está felizmente comprometido con una chica que no sé muy bien quien es pero que se llama Uribarri y que lo ha convertido en un señor un poco rancio con barbita a lo Parada y carita de buena persona.

Será feliz, supongo, tendrá una vida plena, pero lo que es a mi, con lo que me ha puesto este hombre...ya no me pone en absoluto. He de reconocerlo, cuando todas queríamos tirarnos a Darek, la que se lo tiraba era la Obregón.

13.7.11

Mis siete pecados capitales

Tengo una teoría personal y absurda, de esas que se te ocurren en medio de una reunión aburrida cuando el ego de un directivo lleva 15 minutos hablando de sus cosas, sobre los siete pecados capitales.

Creo que cada uno de nosotros lleva dentro de sí uno de ellos acechándole. Un pecado capital que nos domina y nos corroe y contra el que los que queremos ser buenas personas pasamos la vida luchando para que no salte fuera de nosotros y se adueñe de nuestros actos.

Esto me sirve de excusa para presentar algunos magníficos cuadros de mi época pictórica favorita.

Podría ser la Envidia. Envidia que desatada y fuera de control te empuje a lanzar rumores falsos para arruinar la reputación de alguien a quien en el fondo te gustaría parecerte, a poner zancadillas ante los méritos ajenos para llevarte tú un ascenso que no mereces, ….. No. No me veo cargando con ese.

Podría ser la Avaricia. Avaricia que te lleva a empeñarte hasta las orejas para tener mejor coche que el vecino, mejor casa que tus amigos, mejor trabajo y más sueldo que tus hermanos para poder darles en las narices a todos en las reuniones familiares y que sea la envidia el pecado que les corroa a ellos. No, creo que este tampoco es el mío.

Podría ser la Soberbia. Soberbia que te invade cuando constatas que eres más inteligente, más atractivo, más exitoso, más elegante y tienes las piernas más largas que cualquier otro invitado a la fiesta. Y levantas la cabeza ante tal grupo de memos y te dejas hacer la pelota por payasos deseosos de una pizca de tu luz. No soporto a los pelotas. Paso.

Podría ser la Lujuria. Grrrr…¡¡Podría ser!!! Esos cuerpos esculturales sólo para mi…esos hombres impresionantes rindiéndose a mis encantossssss…Lujuria que desatada te consume, te hace mentir, engañar, traicionar, faltar al respeto, hacer cosas a escondidas, pagar por sexo con extraños, tener un hijo sin estar segura de si es de tu marido o de algún otro y sentir remordimientos toda tu vida por ello (o no sentirlos, que no sé que es peor) …No. Soy una cachonda redomada pero la lujuria no es mi pecado.

Podría ser la Gula. Utilizar la comida como consuelo, como sustituto, como amante. Sufrir si no comes y arrepentirte si lo haces. Ne-ce-si-tar un determinado alimento, como si fuera tabaco. No, yo creo que como para sobrevivir, me sirve cualquier cosa. Creo que la gula tampoco es el mío.

Podría ser al Pereza. ¿Será este? La verdad es que con el sueño sí tengo una relación de dependencia. Dormir es uno de los pilares fundamentales de mi vida, y cuando duermo mal, el mundo se me derrumba…Pero Pereza de esa que te impide estudiar una carrera, buscar un trabajo, tener una relación estable o un hijo aunque te apetezca porque cualquiera de esas cosas te ata e implica obligaciones…No, de esa no tengo.

Podría ser la Ira. Ira. No cabreo, gritos, enfados, insultar a un conductor que te hace una pirula, no. Ira. Una serpiente negra que te sube por las tripas a veces invadiendo tu alma, encogiendo tu estómago, acelerando tu pulso. Un fuego terrible. Temblores. Sienes que palpitan. Ganas de explotar. Explotar fuerte y arrasar con todo lo que tengas por delante. Aunque caigas tú también en la explosión. Aunque lo que pierdas sea mayor que lo que ganes. Gritar. Golpear. Destruir hasta quedarte sin fuerzas. ¡Coño! ¿A que va a ser la Ira??