6.11.11

El coñazo del embarazo

No suelo escribir aquí mucha información personal, pero de vez en cuando no puedo evitarlo, necesito un desahogo, una válvula de escape, un lugar donde refugiarme antes de empezar a gritar.
Estoy embarazada. Otra vez. Porque he querido. Otra vez. Porque he querido…¿Por qué he querido? ¿Por quéeeeeeeeeeeee??? Por una sola razón. Porque ya sé que vale la pena lo que viene después. Durante unos años estuve segura de que no me embarazaría más, al menos no de motu propio, pero la verdad es que quería otro hijo. Si conocierais al que tengo entederíais porqué lo digo. Sólo espero que el que viene sea especial a su manera, porque jamás podrá ser tan increíble como su hermano mayor, y sería muy injusto por mi parte recordárselo cada vez que no esté a su altura.
Pero bueno, a lo que vamos. Al grito, al desahogo. 9 meses antes de que el enano llegue a tu vida, empieza el calvario. Porque estar embarazada es el peor momento de la vida de una mujer (bueno, aún me falta pasar por la menopausia, pero no se yo…) Es una mierda, es una putada, un desastre hormonal continuo, un via crucis largo y cansado que has de pasar tú sola, sí o sí.Supongo que cada una lo vive de una manera, pero con la vida tal como la tenemos montada hoy en día, con las jornadas laborales infernales, las idas y venidas y lo que se exige (nos exigimos) a nosotras mismas, estar embarazada es un auténtico coñazo.
Todo empieza con las angustias del primer trimestre, que van desde estar todo el día con ganas de vomitar a estar todo el día vomitando. Eso sí, haciendo tu vida normal en la oficina rindiendo como siempre y aguantando al universo en geneal que parece haberse puesto en tu contra. Serán las hormonas. Perdón, ahora me toca llorar un ratito en el baño sin saber porqué y que luego no te lo noten, que tienes una reunión.Durante el segundo trimestre sólo estás cansada, torpe, despistada…te sientes frágil, fea, indefensa, agotada, indigesta. Te duele la espalda, la tripa, la autoestima…Eso sí, una cosa buena, yo tengo el pelo y la piel grasos, y ahora mi piel está genial y el pelo me aguanta limpio 4 días. Bueno, eso y por supuesto el olvidarme de la todopoderosa regla durante 9 meses.
El tercer trimestre es el peor. Parece que esto no va a acabar nunca, que tu cuerpo va a explotar de pura hinchazón y tu cerebro de puro hastío y agotamiento, y ves cada vez más cerca el momento del parto, que asusta mucho, aunque la medicina sea hoy una gozada para las embarazadas (en pocos casos más se ha conseguido reducir el índice de mortandad como en el de los nacimientos, algo bueno tenía que tocarnos)
Por último viene el post parto, que es lo peor de lo peor, ahí es donde necesitas de todas tus fuerzas para superar el trance, pegándote al mantra “no soy una superwoman, llorar es normal y aunque ahora no lo creas, se pasa”




Pero…..pero hay una cosita que no he dicho…un día vas a una ecografía, cabreada del trabajo, llueve, te duele la espalda a rabiar, te han hecho esperar 45 minutos, y te tumbas, te enchufan el aparato en tu abultada tripa de las narices...y ves a una pequeñaja bailoteando. Sólo tiene del tamaño de una berenjena, pero ya gasta un perfil de Top Model que quita el hipo, y jurarías que está sonriendo. Y está sana, y todas las pruebas dicen que está bien, que no hay peligro, que va todo sobre la marcha. Y entonces te sube una cosa inexplicable por el cuello que te cierra la garganta y se te llenan los ojos de lágrimas y alucinas por lo bien que lo está haciendo tu cuerpo destrozado y vuelves a casa con una sonrisa idiota que te dura días (hasta el próximo tirón de la espalda, probablemente) y te sientes como Angelina frente a los flashes, hermosa, radiante, especial. Convencida de que a pesar de todo, vale increiblemente la pena.

4 comentarios:

  1. Querida Sally, queridísima hoy más que nunca, no puedo decirte que sé cómo te sientes porque no lo sé, sólo te diré una cosa: aunque lo estés pasando mal, aunque te veas hinchada y fea, aunque te duela todo el cuerpo, aunque las hormonas te jueguen malas pasadas, embarazada o no, ERES Y SIEMPRE SERÁS HERMOSA, RADIANTE Y ESPECIAL. Que no se te olvide.

    Y por cierto... yo estoy segura de que la peque será tan increíble como su hermano mayor ¡qué adolescencia nos espera! ;-)

    ResponderEliminar
  2. SUSANNNNNNNNNNNNNNNN!!!!!
    ya sabes que discrepo de todos tus comentarios acerca del embarazo....es algo solo nuestro, que por mucho que intentes compartir y explicar, no llegas a definir del todo.Para mi ha sido una ilusion mas hecha realidad y un pasito (BUENO DOS) hacia mi plenitud!!!...aun no la he conseguido del todo, pero con mis dos perlas y mi hombre, espero consegurila!.
    Discrepo también, en lo de que tu peque no será tan increible como su hermano, claro que lo será, solo tienes esperar a verla...quizas no sea igual que su hermano, pero será increible en otros aspectos!!!...Además es chica y solo por eso ya va a ser incrible!.
    En lo del postparto estoy en todo contigo, es la peor epoca de una mujer,.....pero pasa pronto, y la carita de tu bebe, bien merece la pena ese trance.
    Felicidades por ese embarazo!!!!...jajaja!!!
    Con todo todo mi cariño, MARTA. MUAC!!!!

    ResponderEliminar
  3. nena, si es lo más grandeeee,,, guerreraaaaaa! a pocas les ha sentado tan bien!!!
    Fdo: t perfil

    ResponderEliminar
  4. Tú si que eres lo más grande!!! Guapa!! I miss you

    ResponderEliminar