17.8.14

Contra el calor, el amooooor

De la serie que me tiene enganchadísima este verano. Nashville. Un culebronaco al que sólo le falta un cura, pero es buenísima, la música es increible y hay como mínimo un par de tíos a los que cantarles esta canción al oído mientras se quitan muy despacio el sombrero de cowboy.
Felices calores veraniegos!!

18.7.14

Malditos selfies de mierda


Como cambian los tiempos, Venancio, qué te parece. Antes la gente iba a los sitios para vivir experiencias y ahora van para que otros vean que las han vivido, aunque esto implique perdérselas ellos. Ya no es suficiente con los 15 minutos de fama que cada cual según el dicho va a obtener a lo largo de su vida, (yo también salí por la tele de jovencita, de florero en un par de programas de la televisión autonómica, para sacarme unas pelas) ahora todos quieren que se hable de ellos todo el tiempo. Y si esto ya resulta cargante en los famosos de verdad (cansina la petarda de Myley Cyrus y sus selfies sacando la lengua cual caniche agotado) no digamos en los españolitos de a pie.
Ingenua de mi, yo creía que esta moda de fotografiarse en TODAS partes haciendo CUALQUIER cosa y automáticamente subirlo a la red para que todos tus followers vean lo superchachiguay que es tu vida y se mueran de envidia, era cosa de adolescentes y adolescentas llenos de granos y faltos de sexo, pero no, NO, NOOOOO, la semana pasada comprobé que la moda afecta a personas de todo pelaje y condición.
Concierto de Loquillo. Sí, Loquillo, el del Cadillac solitario, el “Feo, Fuerte y Formal”, el Crack del tupé y la frente alta, el que va de negro y le preguntas el porqué. Me encanta, me chifla, me parece el más grande desde la primera vez que lo ví, altísimo y arrogante, cantando que iba a ser una rock’roll star. Pues eso, la semana pasada volví a verlo en directo. 2 horas de concierto, el aniversario del Ritmo del Garaje, hasta 5 guitarras se juntaron en el escenario tocando como salvajes mientras Él nos miraba a sus rendidos fans desde las alturas, impecable de traje agarrando el pie de micro como sólo él sabe hacerlo, y yo me desgañitaba desde la segunda fila, de negro riguroso, con el “no vine aquí para hacer amigos, pero sabes que siempre puedes contar conmigo. Dicen de mi que soy un tanto animal, pero en el fondo soy un sentimental” ¡Poeta, coño!!!
A lo que íbamos, que me pongo a hablar de mi Rocker favorito y se me va la olla. A lo que voy es a que apostaría mi colección de figuras de plomo del Señor de los Anillos a que fui la única en todo el concierto que no llevaba móvil encima. Sobre mi cabeza, cientos de teléfonos inmortalizando el momento, to-do-el-ra-to. Peña que en lugar de saltar y cantar y bailar, sostenía muy quieta el Iphone mientras grababa el audio de la canción. ¿No te la puedes descargar en Itunes o algo? Pero lo más sangrante era tener a Loquillo a 3 metros de ti, y tú, animal de bellota, en lugar de flipar, te das la vuelta, le das la espalda al tipo por el que has pagado 30 euracos para ver en directo, ¡¡Y te haces un selfie!! Mecagüenlaputa!!! ¿En serio???? A eso fue a lo que se dedicaron un grupo de tías que tenía al lado, ¡¡a hacerse fotos y subirlas!! A mangonear por el móvil mientras Loquillo cantaba delante de sus narices Cruzando el paraíso. Y ninguna cumplía los 40 ya!! Pero lo más fuen cuando va y me dicen que les haga una foto. ¡¡¡¿Peroquediceeees???!!! Les chillé que ni de coña, joder! Que estaba viendo en directo a Loquillo, leches!!.
Y no las maté porque yo SÍ quería ver, escuchar, vivir el momento dándome cuenta de que los viejos rockeros nunca mueren, de que me hago mayor, de que era la primera vez que veía al Loco con mi Hombre….De que necesitaba esa noche más de lo que creía.

25.6.14

Discreción, caballeros, ante todo discreción.


A mi la legión!!, pero con disimulo...

Una vez, un colega de trabajo, tras haber ingerido abundante cantidad de bebida espirituosa, en un viaje nosedonde, me contó una anécdota de índole sexual que le había acontecido.

Él y dos compañeros más (él y otro casados y con retoños, el tercero no lo sé) encontrábanse en un viaje comercial en un país de Europa del este que no diré cual es pero es grande que te cagas. Acababan de firmar un negocio importante, y el cliente, adinerado y tradicional en sus costumbres, les envió esa noche al hotel, para celebrarlo y sin coste alguno, a 5 señoritas de vida disipada con el fin de alegrarles la velada a los aguerridos muchachos que andaban tan lejos del calor de sus legítimas.
Mi compañero decía que claro, ellos eran 3 y las señoritas 5. ¿Será que el cliente no sabía contar, o peor aún, que uno de ellos había de ser monógamo esa noche? Así que, como buenos camaradas llegaron a un acuerdo. Todos juntos en la misma suite y que las damas fueran “rulando” como se dice vulgarmente.

No seré yo la que les juzgue por el hecho en sí de refocilarse con una (o varias) señoritas sin conocimiento y consentimiento de su parienta allende los Urales. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra etc, etc. Y además, me importa un pimiento lo que cada uno haga con su vida sexual mientras que la otra parte se deje voluntariamente.
He aquí la cuestión número 1. ¡¡Me importa un pe-pi-no!! ¿Porqué coño me lo cuenta?? ¿A mí que me importa que comparta polvo con el tarado de M…y nosequien más??? ¿Qué se cree, que me va a poner cachonda o algo?? ¿Qué esperaba, unas palmaditas en la espalda y el título de Campeón de orgías con putas y calvos barrigones?
Y he aquí la cuestión número 2. ¿Infidelidad matrimonial en grupo? ¿Así nos callamos todos porque todos sabemos lo que ha hecho el vecino? ¿Si tu hablas yo hablo? O será que iban a hacer carreras o algo…Vamos, a mi lo último que se me ocurriría en caso de ser infiel a mi pareja es hacerlo en grupo con otros que le conocen y encima contarlo a terceros. Eso es de principiantes o de gilipollas. O de desesperados porque su mujer es una sepia asexual, que todo puede ser, pero bueno, con ese marido no me extraña…

Yo misma he de confesar que en mis tiempos mozos simultaneé durante casi un año a dos novios. Un malagueño guapo de morirse, rubio y con unos ojazos verdes que tiraban de espaldas, canalla como él solo, y un valenciano moreno de ojos negros que era un cacho de pan. Al final acabé con la historia porque venía un tercero y ya era demasiado jaleo, además, el malagueño se volvía a su tierra y paso de los amores a distancia, pero el tiempo que duró la cosa, fue de lo más estimulante. Y ninguno de los dos se enteró de nada. Tenía muy claro que ninguno iba a ser el hombre de mi vida, pero tampoco hacía falta humillarlos…Discreción. En el vestir y en el amar, siempre discreción.

9.6.14

10 pequeños gestos que me congelan



Que enseñen los dedos de los pies. Si vas a nadar, vale, pero si vas por la calle, a la oficina o al supermercado, nene, ¡los dedos te los quedas dentro de las bambas! Cosa más fea que unos pies de hombre no hay, a fe mía que no la hay.

El pelo sucio. Vale que eres moderno, o heavy, o punkarra o lo que te de la gana, pero el pelo se lleva limpio. Y si lo tienes graso, más aún, y si lo tienes escaso, más aún, y si lo tienes largo, más y más aún. No puedo con la peña que no se lava el pelo, me dan mucha grima. Que hoy no me toca…Yo si que no te voy a tocar, colega, ¡ni con un palo!!

Los pelos espalderos. Ese aguerrido caballero al que le asoma la pelambrera del pechamen…hasta por la nuca. Sé que no es culpa suya, es genético…Sí, igual que nuestra celulitis, qué se le va a hacer, pero a mi me baja la líbido hasta el subsuelo ver una espalda peluda. Y si encima el pobre está calvo, ya me da penita y todo, vaya mala suerte…

Los tíos encogidos. Esos que andan por la vida como ratoncitos, pidiendo perdón por existir, hablando para el cuello de su camisa…Y haciéndose los remolones calladitos desde la última fila todo acaban consiguiendo las cosas a rebufo del trabajo de otros. No les pillo el truco. No sé si son patológicamente tímidos o tienen un morro que se lo pisan. En cualquier caso no me gustan nada. Conozco a uno que tiene una hija, y creo que sólo tiene una porque nunca más recordó el camino que debía seguir para meterla. Joder qué cruz de hombre!!!

Que dejen los objetos personales encima de la mesa para vacilarte de pasta. Te tomas unas cañas con uno y te suelta sobre la mesa del bar el Iphone 27, las llaves del Audi y la cartera de piel de bicho en peligro de extinción. Es para que no le haga bulto en los bolsillos del vaqueo Ralph Lauren. Puaaaaaj, que vomito.

El hurgamiento de nariz en los semáforos. ¡¡Que te veo!!! Que si yendo en coche te veo, yendo en moto, a medio metro de tu ventanilla bajada por la que oigo a todo trapo el carrusel deportivo, el espectáculo es dantesco!!! Con esos dedazos llenos de pelos excavando cual taladradoras en unos orificios nasales más llenos de pelos todavía, que cuando sacan el dedo y se enfrascan en convertir el alien en una esfera perfecta y proyectable me dan ganas de chillarle: ¡¡no lo tires en esta dirección, que soy madre de familiaaaaaaaa!!!

Hace unos años estuve en una reunión de trabajo con mi jefe. Cuando entramos, me presentaron a los tres señores con los que íbamos a tratar. Yo, muy profesional y educada, les tendí la mano, y los tres, me la estiraron para acercarme a ellos y darme dos besos. Como 5 minutos después llegaron los arquitectos. Un hombre y dos chicas más o menos de mi edad y bastante feas, a las que los tres señores dieron la mano delante de mis narices con toda su cara cuando se las presentaron. Ese tipo de gestos me dio arcadas entonces y hoy me las sigue dando.

Los que se ponen pulpos cuando se emborrachan. Sobre todo los que son todo correción y distancia cuando van sobrios. Un gesto tan simple como tomarte de la cintura cambia como del cielo a la tierra después de media docena de cubatas. Y no me gustan los cubatas.

Esa forma de sentarse tan masculina como si tu polla fuera la más grande del mundo y te impidiera cerrar las piernas ni siquiera un poco. Desparrame total en la silla de la terraza del bar, aireamiento extremo de genitales, piernacas intimidando a tus compañeros de mesa en plan Aquí estoy yo y mis huevos, y si nos os gusta, os marcháis. Ufff, no le caerá una maceta del balcón de arriba....

Yo no soy precisamente la más fina del planeta, pero si en cada frase que me digas has de incluir la palabra puta...No esperes incluir mi teléfono en tu chorbagenda de putitas, gañán.

20.5.14

El polvo culpable



Hay un programa en Discovery Max que se llama Fast n’Loud. Para aquellos que no lo conozcan, es una especie de reality y sigue las peripecias de un taller mecánico de Texas llamado Gas Monkey que se dedica principalmente a comprar coches clásicos, restaurarlos y venderlos.
Yo lo veo siempre que puedo. Salen coches alucinantes, me río mucho porque están todos como cabras, y…El dueño del taller es mi polvo culpable.

Richard Rawlings. Es un señor de la América profunda, apasionado del dinero, los tatuajes, la cerveza y sobre todo los coches. Es un garrulo de campeonato que siempre está pasándose la mano por el tupé para ver si la gomina sigue en el sitio. Su mantra es ganar dinero, tiene una barriguita incipiente y no sé de qué podríamos hablar cuando agotemos el tema: Richard, cuéntame todo lo que sepas de los Fords Mustang de entre 1967 y 1973. Todos sus colegas son border line (excepto quizás el de la barba a lo ZZ-Top, ese parece un poco más centrado) y hasta la Harley que lleva es demasiado límite. Tiene pinta de ser un paleto de cuidado.


Peeeeeeeero, excepto el cerebro, el resto de partes de mi cuerpo opinan que tiene una actitud que me pone muuuuy berraca.

Ese pelazo que es un escándalo, la perilla, la manera de llevar las gafas de sol, su forma de conducir, de andar, de chulear a todo el mundo. Esos brazos llenos de tatus, los anillacos de calaveras, la cadena colgando de los vaqueros, la sonrisa torcida, la pose…Sí, sí, un carro clásico y macarra es espectacular, pero si me recoge haciendo auto stop en una carretera solitaria un canalla como este en uno de esos, yo no necesito que me lleve a un hotel, con el asiento trasero del Shelby me apaño, y eso que mi elasticidad ya no es la misma.

Espera, Richard, no, casi mejor nos vamos a un motel de esos de Texas en los que hasta las camas de niño son king size y nos aliviamos allí, que me da que tú tampoco tienes edad para contorsionismos y esto es un polvo culpable, así que no quiero acabar en urgencias por culpa de tu lumbago . Eso sí, cuando me tires con una de esas manazas sobre la cama para darme lo mío y lo de mi prima, deja el Mustang en la puerta, porfa, que lo vea yo desde la ventana, y no te me quites para ejecutar el asunto ni las gafas de sol, que me desmontas el mito y una es fetichista para según qué cosas.
Y cuando el sol se levante, un “nos vemos nena” y te me piras andando despacio hasta el coche para desaparecer de mi vida sin que nadie se entere de que he mancillado mi caché de jacos perfectos con un paleto de la América profunda que no sé a santo de qué hace que me tiemblen las piernas casa vez que toca el cambio de marchas de su joya de cuatro ruedas.

27.4.14

El curioso mundo de la bisexualidad



Viernes noche. 8 hombres, 2 mujeres, nadie pareja de nadie. Han vuelto a mi vida las cenas de colegas de curro. Una enorme mesa redonda llena de comida. La cerveza corría rauda desde hacía más de una hora. Muchas risas y colegueo. Buen rollo, la verdad. Y como pasa siempre, la conversa sube de tono poco a poco y acabamos hablando de sexo. Tema 1: fetichismos varios. Al final resulta que todo el mundo tiene uno (por favor, si son tan amables los lectores, dejen al final un comentario compartiendo el suyo, y así ampliamos horizontes) Lo dicho. A uno le chiflan las ejecutivas estiradas con traje de chaqueta. Otro no puede ir al hospital ni de visita porque las enfer
meras y doctoras le ponen malo. Otro se siente culpable porque no puede dejar de mirar a las colegialas de minifalda tableada, esas a las que les queda muy estrecho y corto el uniforme pero sus padres no les compran otro porque total les queda este curso nada más en el colegio…Por supuesto, yo compartí mi pasión por los policías nacionales, a ser posible, de la UIP, y la otra colega, casada y con hijos, muy guapa y liberal ella, me mira a los ojos y suelta con toda naturalidad: A mi me gustan de vez en cuando las mujeres. Por ejemplo, a ti te besaría ahora mismo.

El tío de su derecha se atragantó, el de su izquierda soltó un ¡no digas eso que me pongo maloooo!! Y todos empezaron a jalearnos, a pedir el beso y a aporrear la mesa cual vikingos. Yo por mi parte, le sostuve la mirada un par de segundos, le sonreí y supongo que me sonrojé, porque ella paró el tema con un condescendiente: dejadlo estar, que a ella no le va este rollo…

El resto de la cena continuó sin incidentes. Luego seguimos cerveceando en un garito y al final recalamos en una discoteca cercana en la que todo eran modernos con gafas de pasta que bailaban emocionados canciones de Michael Jackson de los 70 y cosas por el estilo. Yo hubiera preferido un local algo menos limpio y con más guitarras eléctricas, pero bueno, dada la frecuencia de mis desmadres nocturnos de un tiempo a esta parte, el mero hecho de no ver niños alrededor me bastaba. Muy buen rollo, bailamos mucho, charlamos, nos reímos y el tema no volvió a salir ni de refilón.

Y al día siguiente, tras superar la resaca, me vino el momento reflexión. Me descolocó mogollón el comentario. ¿Quedé como una pardilla por no hacerme la bisexual yo también? Chica, es que no lo soy…Pero en el fondo creo que me aturullé no por lo que dijo, sino por cuándo lo dijo. La verdad es que nunca me he cruzado con una mujer que me haya inspirado instintos carnales, así frente a frente, pero creo que si me la encontrara, no se lo diría delante de una horda de maromos medio bebidos…Del mismo modo que si me apeteciera besar a uno de ellos tampoco se lo diría en público. Igual ni se lo diría. Cuando estuviéramos en el local más oscuro y abarrotado posible, esperaría a que fuera solo a pedir a la barra, le seguiría discretamente y allí, mientras una mano recorre lentamente su espalda de arriba abajo, sin la más mínima intención de detenerse cuando esta acabe, le haría saber mis pretensiones susurrándole al oído, al tiempo que procuro pegar a su cuerpazo la mayor parte posible del mío. Y que Dios reparta suerte.

Supongo que quedé como una mojigata o algo por el estilo por no entrar al juego, pero permítanme justificarme con el hecho de que siempre he sido mujer de acción. Una cosa es que diga en este foro lo que le haría a Daniel Craig si lo pillara por banda, pero en la vida real, sé que si miro a los ojos a alguien y le digo con actitud provocativa: Te besaría ahora mismo, es porque ya me tiene a escasos centímetros de su boca, la situación está a huevo, y el sujeto de mis anhelos sólo se librará del bocao si me aparta, pero no para poner cachondos a los que tengo alrededor y a otra cosa, mariposa. Que me consta, por el par de centímetros que se elevó la mesa después del susodicho comentario, que lo hizo, ¿hicimos?

P.D. Vaya, es la primera cena de empresa a la que voy y me tira los tejos una compañera, aunque sea de farol.

21.4.14

Nota de agradecimiento

Querida Babilonia,
No te conozco y me caes bien. No nos hemos visto nunca, tienes pinta de tener como 10 años menos que yo, nos movemos en mundos distintos, pero no sé por qué, me caes muy bien y te doy las gracias por estar por aquí y dejarme formar parte de tu mundo.
Me pasa lo mismo con Torpe Man, al que adoro a través del ciberespacio desde hace muchos meses. Lo imagino mucho más guapo de lo que él mismo se cree. También me gusta lady Sparrow, misteriosa, dulce y tremendamente sensible, la recién descubierta y pizpireta Dorotea, el sabio Euclides, la Gran Pandora, la divertia y siempre acertada en sus comentarios Rita, y el desaparecido Macarronazo, inmenso aunque ya no frencuente ni mi blog ni el suyo propio.
A otros no los nombro porque también forman parte de mi vida real, y al resto de los que pululan de manera más o menos frecuente por este rincón chorra y superficial, no puedo darles las gracias de uno en uno porque no sé lo suficiente sobre ellos, pero también me encanta su compañía.

Dicho esto, la mejor profesora de español que van a encontrar nunca los adolescentes teutones, me ha dado un premio Liebster. No es el primero que recibo, pero la última vez que me lo dieron no pude cumplir con los requisitos, así que pido disculpas a la amable seguidora a la que no traté como debía.

Esta vez voy a contestar al menos a las preguntas que propone Babilonia, para tenerla entretenida un rato al menos y que deje de pensar en lo que le haría al Pantera si este tuviera 5 años más y no fuera su alumno ;)

1. Todos empezamos nuestro blog por distintas razones. Pero… ¿por qué continúas con él?
Porque todavía me siento identificada con el propósito del mismo. Tomar una cervecita con amigas mientras hablamos de lo primero que nos viene a la cabeza para reirnos un rato y desconectar del curro y los pañales.

2. ¿Por qué razón dejarías de escribir tu blog?
Porque uno de los tíos buenos a los que he dedicado posts me secuestren para llevarme a una isla desierta sin conexión a internet. Uno o dos. Con más de dos ya me aturullo, pero con dos a la vez me apaño.

3. ¿Cuál es tu truco para aguantar bien el día?
Reirme mucho. Y mirarle el culo al camarero del bar que me sirve el café por las mañanas. Ummmm...

4. ¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?
Je,je, Las dos cosas del punto 2 y un montón de crema depilatoria. Ya que ellos se lo curran, al menos que yo esté ideal...

5. ¿Qué libro de tu infancia crees que te ha marcado más?
A esta no puedo contestar gilipolleces, que para mí la lectura es un asunto muy serio. La Historia Interminable. Me abrió con 9 años las puertas de la Literatura Fantástica y todavía no las he cerrado, a mis taitantos...

6. ¿A qué personaje histórico te gustaría conocer?
A unos cuantos pintores de siglos pasados. ¿Brad Pitt se considera ya personaje histórico?

7. Si pudieras ser un animal, ¿cuál elegirías?
Un dragón plateado. Toma frikada para los fans de Dragonlance ;)

8. ¿Escribes fuera de tu blog?
Solo en las puertas de los baños.

9. Si pudieras tener algún superpoder, ¿cuál elegirías?
Superseducción, para ligarme al superhéroe que me apeteciera cuando y donde me apeteciera. Esas mallas iban a durarte puestas segundos, Henry Cavill. Grrrr....

10. ¿Cuál es tu juego favorito? (De mesa, videojuego, de ordenador, de patio del recreo, me da igual)
Jugar al escondite con mis hijos. Siempre me escondo en los mismos sitios, y me parto al ver la cara de desesperación del mayor porque soy una sosa sin imaginación (si él supiera, je,je) y la de flipada de la pequeña porque ¡me ha encontrado!

11. ¿Qué lugar del mundo necesitas conocer imperiosamente antes de morir?
Nueva Zelanda. Yo no me muero sin ir a La Tierra Media, aunque sea de cartón piedra.

Y no nomino a nadie, porque sois los mismos a los que he nombrado arriba, y ya sabéis que por mi, os merecéis un premio todos.