11.10.13

Por qué lo llaman hipster cuando quieren decir feo


Paso de afeitarme...y de follar.

Mirad atentamente al chico de la foto, please. Es un tío guapo. Ojazos a pesar de todo lo que los rodea. Yo lo miraría si me lo cruzara por la calle...Afeitado o con barba de tres días. Si me lo cruzara así, igual le daba un euro y le indicaba por donde queda el centro de médicos del mundo más cercano, pero desde luego no se me iba a escapar un requiebro lujurioso.

Quedada de chicas, bueno, vale, de mujeres, para qué nos vamos a engañar. Ibamos 11 y después de que nos echaran de la tapería donde cenamos, buscamos un local de copas que tuviera la suficiente luz y el volumen justo de la música como para poder continuar hablando entre gritos y carcajadas de nuestra relación de amor-odio con el sexo masculino.
Fachada moderna, limpia y blanca, una exposición de ilustraciones no demasiado mala en las paredes, la carta escrita con tiza por las paredes y música de la que NO suena en los 40 principales por los altavoces. Aquí nos quedamos. Entramos ensimismadas y nos acercamos en plan enjambre a la barra, y desde el otro lado del tirador de cerveza, un par de sujetos, bueno, un sujeto y una sujeta, nos dicen qué queremos. ¡Que te peines, niña, eso para empezar!
El tío era un tirillas, yo tengo más espalda que ese alfeñique de pelo grasiento y sombrerito más pequeño aún que sus inexistentes bíceps. Gafas de pasta, de esas que llevaba el empollón de mi instituto, al que corrían a collejas tanto los rockers como los heavys, y una barba que habría hecho las delicias de los que cantaban “España camisa blanca de mi esperanza”. Fular y camiseta nosecomo porque ya no pude seguir mirando, se me taponaron las córneas.

La tía con una melenita naranja justo por debajo de la oreja, pálida como un muerto, labios rojos y gafas de pasta rojas, color que como todo el mundo sabe combina de puta madre con un pelo naranja. Vestidito de flores sin mangas robado del armario de Lena Durham y collarcitos varios.
Yo me encontraba en ese momento en plena conversación sobre las ventajas de tirarte a un director de cine si eres una mala aspirante a actriz, con una arquitecta y una directora de documentales. (Lo digo para que no quede como que éramos tres catetas que no han salido de su pueblo ni para ir a la romería del de al lado). Pues eso, que a pesar de haber visto cosas que vosotros no creeríais, nos quedamos las tres de pasta de boniato. 

Son Hipsters, díjome una cuando el colega apartó su barba de mi cerveza. Son Modernos, dijo la otra condescendiente. Lo que son es feos de cojones, los dos, por eso necesitan ponerse de todo por encima para conseguir que los miren. En fin, me estaré haciendo vieja, pero eso de la Modernor no me va en absoluto. 

Entonces eché un vistazo en derredor y me di cuenta de que lo de los barbudos y las modernas era epidemia. Habíamos recalado en un garito Hipster. Todos los tíos sin chicha ni limoná y alérgicos al peluquero. Todos miopes, (bueno, eso supongo, por la abundancia de gafas coloridas) con ropa de los 70 y actitud de intelectual de la transición. Y las barbas…¿Porqué?? ¿Qué necesidad hay? Y mira que a mi me encanta una barba de tres días recreándose en la mandíbula cuadrada de un tío de mirada patibularia, pero eso no eran barbas, ¡era dejadez pilosa!, y por ahí si que no paso. El único náufrago que me gusta es Robinson Crusoe.

Cuando por fin parece que la moda de llevar los calzoncillos por fuera de los vaqueros está pasada, ahora les da a los tíos por dejar de afeitarse en masa. Yo no podía dejar de mirar al tirillas poniendo cañas y tapas, rascándose la barbilla y volviendo a la tarea. Cuando la moda de llevar el tanga fosforito a la vista ya parecía superada, va y les da a todas por ponerse feas. No sé decirlo de otra manera. Van vestidas como de abuela putilla. No lo entiendo. Las zapatillitas planas de cordones, los vestiditos de estampados imposibles, los bolsos de plasticazo y todos los cacharritos que te puedas colgar encima.

No es que sea una experta, pero sí se qué prendas favorecen a prácticamente cualquier clase de constitución física, pero sobre todo, sé que prendas me favorecen a mi. ¿No se dan cuenta cuando se miran al espejo antes de salir de que van hechos unos espantajos? Me choca mucho ese afán por afearse que al parecer está de moda. 

Definitivamente, yo no soy Moderna.

24 comentarios:

  1. JA, JA!!! Abuela putilla!!! JA, JA!!! No puedo parar de reírme.... Ay, que me desmonto. Ay, cuánta verdad hay en este post. Y lo dice una que tampoco es moderna, malquemepese ;-)
    Hace unos años acuñé la frase "Lo feo es feo" para cuando veía diseños casposos o cutres hechos adrede: léase imagen del FIB con gente meada y similares. Y pienso lo mismo de las barbas piojosas. ¿Os acordáis del anuncio de Trivago que un barbudo con pinta de vagabundo era al final un tío súperfino? Noooo, era un vagabundo todo el rato. Vamos que yo en el ascensor le hubiera pulsado el botón de la planta baja para que fuese directo a la peluquería.
    A mí me van los tíos "aseaos", vamos que le admito a Jon Kortajarena una barba de 3 días, ¡pero porque es Kortajarena! Lo que no puedo es con las superposiciones "a peor" como las que describes: tirillas (mal) + estilo setentero (peor) + gafapasta (ni me hables). Grima que me dan...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiiiiiiiii, tía, yo pensaba lo mismo con el pavo del anuncio de Trivago, porque era un tío guapo, ¿qué necesidad tiene??? Si no hubiera llevado la barba, la tipa se lo tira en la piscina ya directamente.
      LO FEO ES FEO. Eso debería estar en pancartas en las escuelas de Bellas artes y Diseño, para que los listos de turno no se la colaran al personal con el "Todo es Arte".
      A mi tembién me van los aseaos, aunque yo no le hago ascos a las barbas de 3 días, sobretodo cuando el pobre no se ha podido afeitar porque ha venido directo de la otra punta del país en moto sólo para verme :))

      Eliminar
  2. ¡Cuánta razón tienes, Sally, y cuánto repelús me dan las barbas! Yo porque desde que murió Crixus estoy de luto, pero si algún día vuelvo a "estar en el mercado" no será con un hipster, te lo aseguro. Repelús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Míralo por el lado bueno, Zenia. ¡¡Aún te queda un tipo de hombre por añadir como muesca a tu revólver: un barbudo. Ja,ja,ja!!

      Eliminar
  3. Tu amiga la condescendiente fue muy generosa. Lo que hoy día llamamos hipsters hace cuatro años ya existían y se llamaban "modernos de mierda", nomenclatura que en mi opinión les hace más justicia. Y no, no todos son miopes: son tan cutres que llevan gafas sin graduar porque es que "se han convertido en un accesorio más". Ya. Luego les molestan y se las quitan y yo, miope de verdad desde los seis años, me quedo con ganas de incrustarles las gafas chupi-modernas por sus modernísimos culos. Claro que molestan, cojones. A ver si se piensan que la mayoría de gente con problemas de la vista se pasa a las lentillas por gusto.

    Dejando a los hipsters a un lado... ¡¡¡LE DOY CLASE A UN PANTERA DE MANUAL!!!

    Ejem, sí, tengo curro de ayudante de profe de español en Alemania y el otro día dando clase a los de 15-16 años flipé ^^. Era tal cual lo describías en el post. Vestido de negro, callado, duro y con moto. Y bastante mono. A ese le tiran bocado todas las de su clase fijo. Pero encima lo mejor es que cuando yo doy la clase participa un montón y contesta y pregunta dudas y de todo, y la profesora titular me dijo que me debe de haber cogido cariño, porque como buen Pantera no suele decir ni pío y pasa bastante de las clases. Ayyyyy muero de amor por todos mis alumnos, esa es la verdad, pero reconozco que siento debilidad por ese niño. :-) Por desgracia esta semana hay reunión de profes y en la hora que tengo con su grupo no habrá clase :/ Pero bueno, ya lo veré *o*.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Babilonia...¡¡Gracias gracias gracias por compartir tu historia!!! Nena, nena, debes de ir a trabajar más agusssssto, ja,ja,ja. Esos son los alicientes que hacen de un trabajo un BUEN trabajo, y no que te paguen en fecha!!. Yo ahora que ya tengo todos los títulos posibles me estoy intentando abrir paso en el mundo de la docencia porque ya tengo una edad en la que mi experiencia profesional merece ser compartida con las nuevas generaciones...Y yo me mueeeero si me toca un Pantera en clase, Qué envidiaaaa!!! Consejo: Deja caer que organicen una cenita de clase y te apuntas...Con la cámara de fotos preparada para inmortalizar el momento, ja,ja,ja.
      16 años....Venga, que sólo tienes que aguantar un par de cursos más para poder darle "clases particulares" y mientras él que vaya haciendo flexiones. Grrrrr XDDD
      Besos :)

      Eliminar
    2. Jajajaja, lo intentaré en mayo ^^ De todas formas, foto de clase a final de curso caerá fijo. Por desgracia solo me puedo quedar un año en el cole (a menos que reciban un pastizal del cielo y decidan que quieren repetir auxiliar de español sí o sí). Pero este es repetidor, así que ya tendrá unos 16, 17... No, no, no, no, que yo soy una teacher muy seria :P Tendremos una relación platónica.

      Eliminar
    3. ¡¡¡¿Repetidor, dices?!! Encima malote!! De platónica nada!! A por el Pantera, ¡Tigresa!! XDDD

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. A mí el tío barbudo me da bastante miedito, la verdad. Lo único que voy a ver de él son sus -malas- pintas. Mi híper desarrollado instinto de supervivencia me indicará entonces un cambio de acera urgente. Y como me lo cruce de noche, salgo por patas y no paro hasta llegar a casa y dar cuatro vueltas de pestillo. Soy una tía francamente valiente, sí.

    Con respecto al mundo de las féminas, no importa el nombre que le pongas a tu estilismo, ¿estás más fea o más guapa que cuando te has levantado? Si la respuesta es la a), lo que eres es boba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que eres, Lola, es francamente sensata.
      Muy buena la apreciación con respecto a las tías!! Es un buen rasero de medir, ja,ja,ja. Yo, cuando mi pequeña Amazona me da la noche, al día siguiente parezco el monstruo del lago Ness!

      Eliminar
  5. Yo es que al aire Hipster es que no le encuentro nada de morbo!! son como andróginos... vamos que no me imagino yo con uno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo desde luego no me imagino a un Hipster pegándome un polvo salvaje de pie contra la pared de la ducha. Imposible.

      Eliminar
  6. El intrincado mundo de las modas .... Al final uno encuentra su estilo ... pero ¿gusta?: Misterio. Y no, no es el de motero, que también para eso hay que valer .. ja, ja.
    Lo que siempre aborrecí es la mentalidad tribal...

    ResponderEliminar
  7. Jajajajajajaja pero qué grande eres...
    No, que va. No te estás haciendo vieja. Lo que pasa es que por suerte, no te ha tocado vivir de lleno la etapa hipster-modernos-indies-gafapasta-pseudointelectual. Tú y las mujeres de tu generación estáis como un peldaño por encima, podéis mirar tranquilas con superioridad jajaj y ojo, que hay muchas mujeres (y hombres) de veintimuchos, treinta, que se empeñan en rodearse de este ambiente, empaparse de él y vestirse así, lo he visto, las he palpado y hablado con ellas (y ellos) y agüita morena... No sé que es peor.
    Para mi mala suerte, he vivido la explosión de este...¿"movimiento"? ¿"forma de expresión"? –llámenlo ustedes cómo quieran– muy de cerca, y desde el principio me pareció un reinvento de todas las marcas estilísticas de las tribus urbanas habidas hasta el momento, metidas en un saco, que habían sido revueltas en un saco enorme para después, para placer del consumidor poder meter un brazo y de manera aleatoria sacar cuatro, cinco o veinte elementos y disponerlos todos sin orden y concierto. Como los lados de la cabeza rapados, las faldas de tul, los labios rojos, los jerseys enormes, los cincuenta collarcitos... resultando de todo esto una falta de personalidad enorme de la masa y el individuo.
    En fin... yo que sé.
    Juventud, divino tesoro.
    Ya tú sabes xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me tocó la época de las tribus urbanas. Mira, me has dado una idea para un post, je,je,je.
      Efectivamente. Volveremos a reir, pero no volveremos a ser jóvenes.

      Eliminar
  8. Barba si, pero con corte militar homologado. Sin tener en cuenta el de la legión, que es especifico y obligatorio para que la cabra se sienta orgullosa del cuerpo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosa más bonita que los legionarios desfilando el día de la hispanidad, o de las fuerzas armadas, o lo que sea, el día ese que desfilan todos, que mi padre nunca se lo pierde por la tele, y he de confesar que si rondo por allí me quedo yo también un rato, los uniformes me pierrrrden!!

      Eliminar
  9. Uf, las barbas... a mí me dan un poco de repelús. Sobre todo ESAS barbas.

    Y en cuanto a las gafas, totalmente de acuerdo con Babilonia. Lo peor es que en las tiendas casi no hay otra cosa que esas gafotas que en otra época eran objeto de burla. Y ahora, son las guays. Ves a chicas monísimas con esas gafas que parecen Betty la fea y piensan que van estupendas. Yo, desde luego, me niego a llevar esa aberración para las orejas y la nariz. Me quedo con mis gafas minimalistas, monísimas, que pesan mucho menos y encima favorecen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedito me da a mi el día que me enfrente a un oftalmólogo y me diga que necesito gafas, yo que he sido Ojo de Halcón toda mi vida. Ahí sí que caeré en la cuenta de que me he hecho mayor irremediablemente.

      Eliminar
    2. XDDD Cuando las llevas toda la vida no son cosa de moda ni de edad, son sólo una ayudita para no chocarte contra las farolas ;) A mí me encantan, aunque no podría vivir sin lentillas. Un tío con unas gafas bien puestas... Claro, no estos hipsters que no me ponen nada ni con ellas ni sin ellas.

      Eliminar
  10. jajajajajaajajajajajajajaja, me paaarto!!!! "La tía con una melenita naranja justo por debajo de la oreja, pálida como un muerto, labios rojos y gafas de pasta rojas, color que como todo el mundo sabe combina de puta madre con un pelo naranja" Qué razón tienes hija...a esto yo le llamo : los inventos de satán.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, dime dónde está ese bar que me muero por las barbas, y cuanto más aspecto de homless tenga, mejor. Lo de la tontería de ser hipster ya se la quito yo con unos meneítos... lo sé, el criterio que tengo que me activa los radares, es bastante lamentable.

    ResponderEliminar